Imagen CC0 Creative Commons

En este post se aporta un instrumento de evaluación (lista de control o cheklist) capaz de valorar la calidad de una rúbrica que se haya diseñado para aplicar con el alumnado. Ayudará a garantizar la calidad que debe tener toda rúbrica para que verdaderamente cumpla la función que pretende. Descárgate el instrumento y revisa tus rúbricas con él.

¿Utilizas rúbricas para evaluar? ¿La observación es una de las técnicas que manejas para evaluar a tus estudiantes? ¿Has generado rúbricas? ¿En qué medida tus rúbricas son buenas?

Últimamente ha proliferado mucho el uso de la rúbrica como instrumento de evaluación para valorar, tanto conductas del alumnado, como producciones concretas, o incluso interacciones grupales. Nos ofrece una nueva manera de evaluar aspectos cualitativos, intentando buscar la mayor objetividad posible. Además, dándola a conocer inicialmente al alumnado, éste orienta su trabajo hacia los criterios de calidad que le indica la rúbrica, y el trabajo resultante, siempre es más valioso. Cuando la rúbrica sirve para esto, realmente está incidiendo en mejorar el aprendizaje, que es una de las funciones más importantes de la evaluación.

A la hora de construir rúbricas hay que tener en cuenta unos criterios de calidad para garantizar que cumplirá correctamente su función. Es fácil caer en errores si no lo hacemos de manera reflexiva. No debemos confundir una rúbrica con una escala; la primera debe contener descripciones muy precisas de lo que cabe esperar de la conducta o de la producción que estamos valorando, y cada descripción debe aparecer asociada a un nivel determinado de un espectro que hayamos predeterminado. A su vez cada descripción debe ser bien diferente de los demás, evitándose en todo momento los solapamientos, que harían dudar a la hora de optar por uno de ellos. La escala es otro tipo de instrumento en el que se valora emitiendo juicios vinculados directamente a los niveles de dicha escala, sin descripciones que ayuden a decantarse por un nivel u otro. La rúbrica es mucho más precisa, pero también más difícil de construir. En ocasiones las descripciones que aparecen en una rúbrica son tan poco precisas que se convierten en una escala, por ejemplo “tiene rasgos de creatividad”, “manifiesta poca creatividad”, “manifiesta un alto grado de creatividad”, “es extremadamente creativo”. En realidad, estas descripciones son propias de una escala.

En este post se aporta un instrumento para validar la calidad de las rúbricas. Tener en cuenta los aspectos relevantes para hacer una buena rúbrica, y revisar que verdaderamente los hayamos tenido en cuenta puede ser algo de gran utilidad.

Descárgate este instrumento y aplícalo a tus rúbricas.

PINCHA AQUI PARA DESCARGARTELO