Este post genera una reflexión en torno a lo que resulta realmente necesario asumir antes de lanzarse a incorporar la metodología ABP en las aulas. No sólo se requiere una considerable formación por parte del profesorado; se necesita también haber reflexionado como centro para hacer esta transformación, y asumir por parte de cada profesor/a qué aspectos necesariamente deberán manejarse de otra manera al aplicar esta nueva metodología.

La metodología de Aprendizaje basado en proyectos (ABP) resulta difícil de incorporar en las aulas cuando se lleva tiempo enseñando bajo otros planteamientos. Requiere de una gran formación del profesorado por una parte, pero también resulta necesaria una actitud docente de compromiso con este modelo. Asumir en las aulas ABP supone que el docente debe estar preparado para manejar el proceso de enseñanza-aprendizaje de forma diferente, y eso en ocasiones le genera tanta incertidumbre que es la auténtica barrera para la transformación.

Es muy útil que la formación se viva en el centro como un proyecto que implique al claustro en su totalidad o a gran parte de él, porque asumir estos cambios metodológicos en solitario, puede resultar muy costoso para quienes se lancen a ello motu proprio. Convendría diseñar un plan para la transformación en el centro.

Con intención de ayudar a los equipos docentes a incorporar el ABP y conseguir así generar aprendizajes más activos y significativos, proponemos este breve listado de aspectos que son necesarios asumir por cada docente, desde el más firme convencimiento. La reflexión compartida en este sentido ayudará mucho.

Las necesidades no sólo están en la formación del profesorado, es igualmente necesario la toma de conciencia de lo que supone trabajar por proyectos. Aquí están las claves del cambio:

PINCHA AQUÍ  PARA VER LAS CLAVES DEL CAMBIO