EL CUERPO ENTRA EN LA CLASE – DIFERENTES MANERAS DE ENFOCAR EL TRABAJO CORPORAL EN EL AULA

EL CUERPO ENTRA EN LA CLASE – DIFERENTES MANERAS DE ENFOCAR EL TRABAJO CORPORAL EN EL AULA

En este post, dando continuación al anterior, se ofrece la estructuración de áreas de trabajo a las que se pueden orientar las propuestas que componen el programa “El cuerpo entra en la clase”, aportando un ejemplo de cada tipo ¿Ya has incorporado a tu aula el programa de trabajo “El cuerpo entra en la clase”? ¿Has comprobado los efectos del trabajo corporal con tu alumnado? ¿Conoces todas las posibilidades que ofrece el uso del movimiento en el aula? ¿Sabes cómo reactivar la atención y motivación cuando tus alumnos/as están cansados/as? “El cuerpo entra en la clase” es un programa de trabajo, que se apoya en la Neuroeducación y pretende utilizar el movimiento para que el alumnado mejore sus procesos de atención. Se basa en generar rupturas de la dinámica del trabajo de aula, dando protagonismo a breves incisos de movimiento que se pueden manejar con diferentes finalidades. Se mejora la motivación, se reactiva la atención y se mejoran los aprendizajes cuando los movimientos aportan un significado vinculado específicamente a lo que se desea que aprendan. Todas las posibilidades que posee esta forma de utilizar el movimiento en el aula está estructurada y con grandes posibilidades de desarrollo. Es importante saber que al llevarlo a la práctica en el aula, el profesor debe ejercer un rol de dinamizador, provocando la acción, animando, invitando a moverse, pautando claramente lo que hacer, y con un claro liderazgo sobre el grupo. Las intervenciones, se aconsejan que sean breves y cada 20-30 minutos aproximadamente. Es importante contar con una extensa batería de propuestas para cada categoría de trabajo, con la intención de variar, sorprender,...
“El cuerpo entra en la clase” Un programa de trabajo para mejorar los procesos de atención en el aula

“El cuerpo entra en la clase” Un programa de trabajo para mejorar los procesos de atención en el aula

En este post se presenta el programa de trabajo “El cuerpo entra en la clase”, a partir de los supuestos teóricos que lo sustentan y en relación con las diferentes áreas de trabajo sobre las que se puede incidir. Ya muchos profes se están “lanzando” a alegrar sus aulas, mover a sus alumnos y mejorar sus procesos atencionales. ¿Qué es “El cuerpo entra en la clase”? ¿Has oído hablar de ello? ¿Lo trabajas en tus clases? Es un programa de trabajo basado en la incorporación de incisos de movimiento en el aula, generando rupturas capaces de motivar al alumnado, reactivar sus procesos de atención y dinamizar el desarrollo de la clase. Si integramos las aportaciones de la Neuroeducación, el impacto que tiene el movimiento en la persona, un tratado de Expresión Corporal que pone en valor la parte expresiva, comunicativa y creativa de la persona; el valor de las cuñas motrices que nacieron en su momento para la Educación Infantil; y todo ello lo imbricamos con el estudio de lo que acontece en el aula, estamos ante los pilares que sustentan el programa de trabajo “El cuerpo entra en la clase”. La Neuroeducación proporciona una nueva manera de concebir los procesos de enseñanza-aprendizaje. Los aportes de estudios científicos basados en la neuroimagen permiten saber cómo se comporta el cerebro cuando aprende, qué estímulos son los más convenientes para facilitar procesos de comprensión, adquisición de información y memoria. Este nuevo conocimiento lo asume la Pedagogía y sienta nuevos supuestos respecto a cómo mejorar los aprendizajes. Los procesos no lineales, donde acontecen cosas que emocionan al alumno porque le sorprende porque...
Orientaciones para valorar el sentido de la iniciativa y el espíritu emprendedor

Orientaciones para valorar el sentido de la iniciativa y el espíritu emprendedor

En este post se pone en valor el sentido de la iniciativa y espíritu emprendedor. Se presenta la competencia como necesaria en una sociedad compleja y global como la del SXXI. Se aporta una rúbrica para poder orientar la observación de las conductas del alumnado, en relación con la competencia. ¿Estamos preparando al alumnado para ser emprendedores/as? ¿Les estamos ofreciendo experiencias en el aula donde puedan desarrollar su curiosidad, iniciativa, liderazgo, autoconfianza, resolución de problemas? El emprendimiento no hay que verlo tan sólo asociado a la idea de montar una empresa; realmente supone una actitud ante la vida, una manera de manifestarse en el propio contexto. La sociedad actual, tan compleja y global, demanda personas autónomas, con capacidad de aprender por sí mismas, con curiosidad ante las diferentes realidades que les rodea y con interés por crear y transformar su entorno hacia un mundo mejor. La escuela debe ser un campo de cultivo donde se despierten estos intereses y se fomenten estas actitudes y valores. Es importante dar protagonismo al alumnado en las aulas, ofrecerles experiencias en las que tenga que diseñar, decidir, organizar, crear, exponer, compartir…. Conseguir movilizar estas acciones, garantizará en gran medida el desarrollo del sentido de la iniciativa y el espíritu emprendedor. Para los docentes, disponer de un sencillo instrumento, capaz de pautar la observación que podría llevarse a cabo en torno a esta competencia es de gran valor. La iniciativa, la transformación de ideas en actos y la autoconfianza nos dan las claves para llevar a cabo esta observación a través de la rúbrica que se aporta a continuación. Descárgala...
Programar atendiendo al enfoque de la IIMM

Programar atendiendo al enfoque de la IIMM

Imagen CCO Creative Commons En este post se argumenta el valor pedagógico que posee el enfoque educativo asociado a las inteligencias múltiples, y se aporta una plantilla para programar bajo esta perspectiva, identificándose los diferentes elementos que debe contemplar. Descárgala y programa así tus unidades didácticas. El enfoque de las Inteligencias Múltiples, desde el punto de vista científico y de la Neuroeducación puede presentar controversia en la medida en que no es fácil demostrar que el cerebro opera con “ordenadores independientes” en función de la ruta de aprendizaje que entra en juego. Parece más conveniente, según la actividad cerebral en relación con el aprendizaje, que diversificar los canales, a través de la dimensión lingüística, corporal, musical, espacial, lógico-matemática, inter o intra personal  es más relevante de cara a las múltiples conexiones sinápticas que se ponen en marcha, e incluso que se crean, fomentando así aprendizajes más significativos. Sin embargo, lo que no parece admitir cuestionamiento es el potencial pedagógico que aporta diseñar procesos de aprendizaje para el alumnado, alrededor de variadas actividades, experiencias y procesos que pongan en juego esta multiplicidad de rutas de aprendizaje, respecto al conocimiento que se pretende potenciar. Bajo cualquiera de los posibles argumentos que se han manejado para explicar cómo el sujeto aprende, esta intervención pedagógica parece satisfacer a cualquier enfoque. La razón de ello es que la motivación estará garantizada en estos casos, dada la variedad del trabajo propuesto, por lo que estaremos proporcionando interés, entusiasmo, diversión, de manera intrínseca al propio proceso de aprendizaje. Por otra parte, es prácticamente seguro que todo alumnado, ante esta “paleta” de experiencias tan variada, encontrará en...
METODOLOGIAS ACTIVAS Y ESTRATEGIAS CREATIVAS DE APRENDIZAJE

METODOLOGIAS ACTIVAS Y ESTRATEGIAS CREATIVAS DE APRENDIZAJE

En este post se organizan los diferentes conceptos que últimamente han aparecido en el panorama didáctico-pedagógico, con intención de dibujar un mapa terminológico que dé orden y sentido a las nuevas metodologías y planteamientos educativos. La sociedad actual ha experimentado importantes transformaciones vinculadas al impacto de internet.  La educación no escapa de esta influencia por lo que emerge un nuevo paradigma educativo. Éste asume que el conocimiento es ilimitado, de fácil acceso y por tanto, la preparación del alumnado respecto al contenido debe orientarse a dotarle de habilidad para   seleccionarlo, generarlo, compartirlo y ser crítico ante él. Se hace necesario que los estudiantes tengan capacidad para aprender a aprender y para desenvolverse en un entorno cambiante. La formación toma un camino orientado, no tanto a la acumulación de un conocimiento estático, sino al desarrollo de competencias y actuaciones capaces de integrar lo que se sabe, con lo que se es y lo que se hace. Las aulas con planteamientos tradicionales en las que el profesorado es protagonista y el alumnado un mero receptor pasivo, están abocadas al fracaso en esta sociedad tan dinámica, y con tantas posibilidades de interactuar con los demás y con el conocimiento. Surge la necesidad de poner en marcha metodologías activas, que se caracterizan por otorgar al estudiante la posibilidad de aprender haciendo, y en paralelo desarrollar competencias como el trabajo en equipo, la planificación, la resolución de problemas, la capacidad de adaptación a nuevas situaciones,  la comunicación, etc; así como valores tales como la responsabilidad, el respeto, la solidaridad o la superación personal. Metodologías Activas     → Aprendizaje autónomo Aprendizaje cooperativo Aprendizaje dialógico Aprendizaje por...
Revisando la calidad de las Rúbricas

Revisando la calidad de las Rúbricas

Imagen CC0 Creative Commons En este post se aporta un instrumento de evaluación (lista de control o cheklist) capaz de valorar la calidad de una rúbrica que se haya diseñado para aplicar con el alumnado. Ayudará a garantizar la calidad que debe tener toda rúbrica para que verdaderamente cumpla la función que pretende. Descárgate el instrumento y revisa tus rúbricas con él. ¿Utilizas rúbricas para evaluar? ¿La observación es una de las técnicas que manejas para evaluar a tus estudiantes? ¿Has generado rúbricas? ¿En qué medida tus rúbricas son buenas? Últimamente ha proliferado mucho el uso de la rúbrica como instrumento de evaluación para valorar, tanto conductas del alumnado, como producciones concretas, o incluso interacciones grupales. Nos ofrece una nueva manera de evaluar aspectos cualitativos, intentando buscar la mayor objetividad posible. Además, dándola a conocer inicialmente al alumnado, éste orienta su trabajo hacia los criterios de calidad que le indica la rúbrica, y el trabajo resultante, siempre es más valioso. Cuando la rúbrica sirve para esto, realmente está incidiendo en mejorar el aprendizaje, que es una de las funciones más importantes de la evaluación. A la hora de construir rúbricas hay que tener en cuenta unos criterios de calidad para garantizar que cumplirá correctamente su función. Es fácil caer en errores si no lo hacemos de manera reflexiva. No debemos confundir una rúbrica con una escala; la primera debe contener descripciones muy precisas de lo que cabe esperar de la conducta o de la producción que estamos valorando, y cada descripción debe aparecer asociada a un nivel determinado de un espectro que hayamos predeterminado. A su vez cada descripción...