El impacto de la Neuroeducación

El impacto de la Neuroeducación

En este post se pone de manifiesto el impacto que recientemente está teniendo la Neuroeducación como motor de cambio de arraigadas actuaciones didáctico-pedagógicas que mucho distan de lo que estos nuevos enfoques proclaman. Se impulsa desde esta disciplina un cambio de paradigma pedagógico que el ámbito docente no debería obviar.  Se anima a la lectura de textos basados en la Neuroeducación y a descubrir nuevos modelos de intervención pedagógica; todo ello, con un aval científico. ¿Has oído hablar de Neuroeducación? ¿Será una nueva moda incorporada al sector educativo? ¿Una revolución con capacidad de transformar el paradigma pedagógico que ha reinado hegemónicamente en las aulas? Afloran gran cantidad de textos, congresos, eventos, materiales, vídeos divulgativos y nombres como Francisco Mora, Jesús Guillén, David Bueno, Mariano Sigman… asociados a la Neuroeducación. Se trata de una reciente disciplina, que emerge con fuerza y va tomando interés entre el sector educativo, porque viene para quedarse. La enseñanza de la lectura debería retrasarse y no abordarse específicamente hasta haber finalizado la etapa de Educación Infantil; el trabajar con bits de inteligencia en la primera infancia no tiene ningún impacto en procesos cognitivos; un aprendizaje capaz de impregnarse de emociones va a perdurar más; el juego y el enfoque lúdico debería tener cabida en  todo aprendizaje en cualquier etapa de la vida; la atención se activa generando situaciones de curiosidad; la Educación Física, Música y Arte son materias con capacidad de incidir en procesos cognitivos de manera indirecta; la teoría neurológica de las inteligencias múltiples se desmorona; la sesión expositiva del docente evidencia poco impacto en los procesos de aprendizaje del alumnado; la actividad física...
El impacto de la Neuroeducación

El impacto de la Neuroeducación

En este post se pone de manifiesto el impacto que recientemente está teniendo la Neuroeducación como motor de cambio de arraigadas actuaciones didáctico-pedagógicas que mucho distan de lo que estos nuevos enfoques proclaman. Se impulsa desde esta disciplina un cambio de paradigma pedagógico que el ámbito docente no debería obviar.  Se anima a la lectura de textos basados en la Neuroeducación y a descubrir nuevos modelos de intervención pedagógica; todo ello, con un aval científico. ¿Has oído hablar de Neuroeducación? ¿Será una nueva moda incorporada al sector educativo? ¿Una revolución con capacidad de transformar el paradigma pedagógico que ha reinado hegemónicamente en las aulas? Afloran gran cantidad de textos, congresos, eventos, materiales, vídeos divulgativos y nombres como Francisco Mora, Jesús Guillén, David Bueno, Mariano Sigman… asociados a la Neuroeducación. Se trata de una reciente disciplina, que emerge con fuerza y va tomando interés entre el sector educativo, porque viene para quedarse. La enseñanza de la lectura debería retrasarse y no abordarse específicamente hasta haber finalizado la etapa de Educación Infantil; el trabajar con bits de inteligencia en la primera infancia no tiene ningún impacto en procesos cognitivos; un aprendizaje capaz de impregnarse de emociones va a perdurar más; el juego y el enfoque lúdico debería tener cabida en  todo aprendizaje en cualquier etapa de la vida; la atención se activa generando situaciones de curiosidad; la Educación Física, Música y Arte son materias con capacidad de incidir en procesos cognitivos de manera indirecta; la teoría neurológica de las inteligencias múltiples se desmorona; la sesión expositiva del docente evidencia poco impacto en los procesos de aprendizaje del alumnado; la actividad física...
Cómo materializar el aprendizaje experiencial

Cómo materializar el aprendizaje experiencial

En este post se pone en valor el aprendizaje experiencial: aquel que se genera desde la propia vivencia del sujeto, basado en lo que se ha dado en llamar “ciclo de aprendizaje de Kolb”. Se trata de un proceso que se describe a través de fases y que tomó el nombre de su autor. En el texto se expone la aplicación práctica de esta teoría mediante estrategias muy concretas para llevarlo a cabo. El aprendizaje informal es el que las personas generan en situaciones de la vida cotidiana, la mayoría de las veces por propia necesidad. Dichos aprendizajes no se encuentran en el contexto escolar; sin embargo, resultan ser los más potentes. Inspirándonos en esta realidad, podríamos tomar como base “el aprendizaje fuera del aula” como motor de aprendizaje experiencial en donde se produce la vivencia que desencadenará todo el proceso. Escenarios en este sentido como los espacios informales del centro, capaces de ofrecer la posibilidad de que el alumnado haga comprobaciones, manipule materiales, construya prototipos, acuda al laboratorio para experimentar, mezcle alimentos y los cocine, mida superficies, etc. serían de gran valor. Desde otro punto de vista, “el aprendizaje en el lugar de trabajo” también aporta una vivencia significativa, desencadenante de este tipo de vivencias; es lo que también se denomina “aprendizaje situado”. En este caso, acudir a entornos profesionales  puede ser interesante. En estos casos es de gran importancia preparar bien la visita que se va a realizar. Pueden considerarse además otro tipo de salidas del aula, mucho más asequibles, dentro del entorno del barrio, viviéndose como “espectadores activos”, “testigos de sucesos”, “observadores participantes”. Utilizar estos entornos...
Análisis de los roles que pueden darse en Aprendizaje cooperativo

Análisis de los roles que pueden darse en Aprendizaje cooperativo

En este post se analizan las funciones o tareas que podrían asumir los roles que asignamos al alumnado al utilizar aprendizaje cooperativo. Se propone que esta definición de roles se haga de manera conjunta con los niños y niñas, para que lo entiendan mejor y lo hagan suyo, implicándose en mayor medida en su complimiento. ¿Con qué criterio se establecen unos determinados roles en los grupos que hacemos para trabajar mediante aprendizaje cooperativo? ¿Qué funciones son las que vinculamos a cada uno de los roles que establecemos? ¿Tienen nuestros/as alumnos/as claro cuáles son las funciones de las que deben responsabilizarse? ¿Cómo se las damos a conocer? ¿Las trabajamos con ellos/as pidiéndoles sus aportaciones? Un análisis de lo que supone el Aprendizaje Cooperativo nos ha llevado a identificar todas las funciones que podrían ser necesarias cuando se trabaja en equipos. Si se categorizan por afinidad es cuando llegamos a la estructuración en los posibles roles que habría que manejar al utilizar esta metodología. A continuación presentamos el siguiente análisis al respecto: PINCHA AQUÍ PARA VER LA TABLA DE FUNCIONES TAREAS Y RESPONSABILIDADES A los roles A,B, C y D les hemos asociado las tareas y responsabilidades que por afinidad podrían asumir. Ahora faltaría nombrar a cada uno de los roles, con una denominación representativa de las funciones que debe asumir, para que sea comprensible y manejable en nuestras clases. A continuación se ofrece una propuesta en este sentido: PINCHA AQUÍ PARA VER LA TABLA DE DENOMINACIÓN DE LAS FUNCIONES REPRESENTATIVAS Si optamos por más de 4 roles, podría desdoblarse el que hemos nombrado D en la dimensión que tiene que...